jueves, 26 de agosto de 2010

NUEVA TEMPORADA DE PRESENTACIONES EN SALA CULTURAL NUEVA GALA

En septiembre, comenzamos después del descanso veraniego con la nueva temporada de
presentaciones en nuestra Sala Cultural.

En esta ocasión el invitado es el autor granadino Francisco Javier Sanchez Ocaña que nos visita para presentarnos su obra "PÁJARO AMARILLO, CARTAS Y OTROS POEMAS" editado por la editorial la COMPAÑIA DE VERSOS ANONIMOS. (C.V.A.E.)

El acto tendrá lugar el viernes, día 24 de septiembre, 20.30 h.


En el mismo está prevista la intervención de R
osario Troncoso, poetisa gaditana autora de
diversos libros publicados por CVAE, Victor Alija director de la editorial Compañia de Versos y el propio autor.


Leer aquí "NO ES AVE DE PASO, LLEGA PARA QUEDARSE:
FRANCISCO JAVIER SÁNCHEZ OCAÑA", escrito por Rosario Troncoso.



Javier S. Ocaña, Granada, 1981.

Una vez nací, hace veintinueve años cuatro meses y unos días, año 1981, en un hospital de carretera, de camino entre las marismas de Doñana y la Torre de la Vela. Lo llamo hospital de carretera porque no nací (nací en Granada) donde crecí (crecí en Huelva), y así hubo carretera y así comenzó a escribirse el poema de la peonza , y así empecé a dar vueltas. Aunque para mí Granada (donde nací), sólo fue un punto de referencia para perderse en los calurosos veranos y los fríos inviernos, así que se podría decir que yo era Onubense.


De Huelva, del pueblo de Odón, de los caballos salvajes, el lince, los flamencos. De la virgen del Rocío y las charangas nocturnas, de los terrones de arena, de la uva, del vino, y de excursiones a la granja de los pollos en busca de tesoros innombrables que algún descuidado apilaba a la vista de todos los aventureros. De allí y del suave bienestar de la primera vez, y del suave desvanecerse por primera vez, y del áspero ver la muerte de uno, de otro hermano.


De todos esos sitios era yo, hasta que llegó la hora de la huida, porque toda vida es un preparativo para la huida. Durante la huida ocurrió algo, antes jamás me había interesado por la literatura, pero ocurrió que me inventé que escribía, para destacar en algo, para creerme alguien o algo más de lo que era, una gran mentira que comencé (y no pude parar). Y aun sigo mintiendo, como diría Pessoa, o, bueno, escribiendo poesía.


CVA Ediciones © 2010



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada